Nómadas

4 11 2007

Transcribo algunos párrafos de un artículo que se publicó hace tiempo en un periódico de tirada nacional:

(Autora: Pilar Adón – Escritora)

<<Decía la escritora Iris Murdoch, que cada pequeño viaje implica una pequeña locura. El jaleo con las maletas, no saber muy bien si vamos a ser capaces de salir del aeropuerto en algún momento, la incertidumbre de si habremos acertado a la hora de elegir el hotel o incluso la ciudad de destino, el adiós a lo cotidiano…algo se rompe en nuestra rutina habitual y durante un tiempo, dejamos a un lado el yo corriente para desenvainar el tan oculto y machacado yo en acción. Dejamos de hacer lo mismo todos los días, de ver las mismas caras, de movernos por los mismos lugares, para enfrentarnos a nuevos olores y nuevas voces. Y a pesar de que ya son muy pocos viajeros y somos muchos los turistas, a pesar de que sabemos casi con exactitud cuándo vamos a regresar y dónde vamos a dormir, (con lo que los riesgos se minimizan), no deja de ser cierto que cada pequeño traslado supone una locura muy distinta a la tradicional locura diaria.>>

Voilá. Mejor no se puede describir la sensación. Llevaba mucho tiempo con este artículo dando vueltas por mi bolso, porque me pareció genial esa manera de expresar lo que uno siente cuando se va de viaje. Supongo que a unos más que a otros les quedará en su código genético esa necesidad de lanzarse a la aventura, de cambiar su rutina diaria por otra realidad desconocida, de moverse por calles distintas, de ver , oler y comer cosas nuevas…de añadirle a sus vidas ese componente nómada que poseían nuestros antepasados. Debe ser que en mi caso, ese gen lo tengo bastante desarrollado 🙂

Para finalizar, y en sintonía con el tema que hoy nos ocupa, comentaros que este puente he añadido dos ciudades más a mi lista de “territorios conocidos”: Ceuta y Tetuán. Ambas, os las recomiendo a todos aquellos que no las hayáis visitado. El mejor té moruno del mundo, playas, Monte Hacho, zocos, la figura del “Atlas”, Hércules y sus dos columnas, cous-cous y mucha historia…

Hasta la próxima, mis intrépidos viajeros.

Anuncios

Acciones

Información

2 responses

29 11 2007
Ulf Tuiterpa

Me gustan estas reflexiones. Originales, lógicas y breves.
¿Qué tendremos en el subconsciente los “turistas” de hoy?.
En nuestra “aldea global” hay mucha compulsión: viajar se lleva, es muy “in”. Si me quedo estoy fósil. Además soy muy guay. Voy a más sitios, y más lejos…
Moverse más deprisa ¿es vivir más?. Si veo 70 cosas en 7 días. ¿Qué veo…?
Siempre llevas un compañero contigo: tú. Un pez viajero sigue siendo un pez.
Para saborear un viaje hay que estar en paz con uno mismo.
Gracias, por hacerme reflexionar. 🙂

30 11 2007
sundae

Qué gracioso, eso que comentas era la segunda parte del artículo que transcribo. Precisamente la autora criticaba esas ansias que tenemos todos de visitar Italia en un tour de 5 días. Dentro de la experiencia del viaje está la observación desde la terraza de un café, la experimentación de un sabor nuevo en un restaurante perdido…si convertimos ese placer en una carrera contrareloj, pierde todo su sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: